Máncora: “limeño que conquistó el norte con sus deliciosos potajes”

Lunes, 24 Agosto 2015 - 5:15pm

Piura en Línea.- Para conseguir lo que se quiere hay que arriesgarlo todo y Nicolás Huertas, ‘Niko’, como le dicen sus amigos, lo sabe. Hace tres años decidió dejar la vida agitada que tenía en Lima por la tranquilidad del balneario de Máncora .

Y aunque dicho distrito piurano no le ofrecía la estabilidad que le brindaba Lima, él no dudo en dejarlo todo. Ahora es un próspero empresario que conquista el paladar de peruanos y extranjeros con sus sabrosos platillos en su restaurante ‘La gran piadina’.

— ¿Cómo decidiste abrir un restaurante en Máncora?
Máncora me ofrecía lo que necesitaba: una vida tranquila y más tiempo para mi familia. Hace tres años, durante un periodo de vacaciones, un amigo me ofreció ser su socio para ampliar su negocio. Analicé la propuesta y decidí venir con mi familia a vivir a Máncora. Un año después de mi llegada a este distrito piurano abrí mi propio negocio: ‘La gran Piadina’.

— La calidad de vida de Máncora es diferente a la de Lima.
No se gana lo mismo que en Lima, pero sí te garantiza una excelente calidad de vida. Esta nueva etapa me ayudó a recuperar el tiempo que no pasaba con mis hijas. Me ha devuelto a mi familia y siento que he vuelto a ser papá nuevamente. Finalmente ese fue mi propósito cuando decidí, junto con mi esposa, venir a vivir a Máncora.

—¿Ya recuperaste el dinero invertido?
Han transcurrido dos años desde que inauguré ‘La gran Piadiana’. Recuerdo que los seis meses después de la inauguración fueron ajustadísimos, pero supimos adaptarnos. La inversión se recupera pero, si lo que se quiere es continuar en el negocio, no hay que dejar de invertir.

—¿Tu negocio te ha resultado rentable?
Este balneario es reconocido por su excelentes olas para la práctica del surf. Las ventas varían de acuerdo con la temporada. Hay épocas en que se venden 90 platos al día, otras en que no se vende nada. Máncora te da todo o no te da nada. La sazón es lo que te diferencia de la competencia.

—¿Cuáles son los planes a futuro para su empresa?
Tengo pensado hacer algo diferente en las noches, pero aún está en proceso de evaluación. Tengo muchas ganas y eso es lo que ahora se necesita para salir adelante. Cuando emprendo en un negocio lucho hasta el final para que funcione. Otros [empresarios] varían mucho, no la tienen clara. Considero que no hay que tener miedo para salir adelante.

—¿Evalúa regresar en algún momento a Lima?
Lo que me impulsa es mi familia. He trabajado durante doce años en Lima, entre la inseguridad, la tensión, la contaminación y el tráfico. Ahora planeo quedarme en Máncora hasta que mis hijas crezcan. No me arrepiento de haber tomado la decisión que tomé hace tres años. Es cierto que Máncora carece de modernidad, pero en su momento habrá que decidir lo mejor. (Entrevista El Comercio)

Tags: 

Comentarios