Programa de peregrinación de la Cruz de Motupe al encuentro con el Papa Francisco

Miércoles, 6 Diciembre 2017 - 12:15pm

Piura en Línea.- El norte del Perú se prepara con regocijo para la venida del Papa Francisco a la ciudad de Trujillo. A mes y medio de este gran acontecimiento mundial, hermandades, delegaciones y fieles de Motupe ultiman detalles de la peregrinación que realizarán junto a sus familias.

Las sagradas imágenes del norte del Perú abandonarán sus santuarios o templos, muchas de ellas por primera vez en su historia, para unirse a lo que será la mayor fiesta de fe y religiosidad popular a los ojos del sucesor de Pedro.

La Santísima Cruz de Chalpón de Motupe, símbolo de la fe de miles de peruanos, será una de las imágenes más representativas del norte del Perú que estará presente frente al mar Huanchaquero, durante la Misa Papal.

La Hermandad de Motupe ya programó el itinerario de traslado que el Santo Madero, realizará el enero próximo.

Programa:
El presidente de la Comisión Especial para traslado de la Cruz de Motupe a Trujillo, José Cabrejos Sandoval, detalló que el domingo 14 de enero próximo, la Santísima Cruz descenderá de su nueva capilla, levantada a las orillas del cerro Chalpón, en el sector denominado Zapote, lugar donde viene permaneciendo, luego que su “Cuevita (espacio donde permanecía casi todo el año), fuera aislada a causa de las fuertes lluvias por el fenómeno de El Niño Costero.

A las 7:00 de la noche, el pueblo de Motupe la recibirá con sendos homenajes y con una Misa. Al día siguiente, a las 7:30 am., se celebrará la Misa de Envío, para luego iniciar su larga peregrinación, sobre su “Cruzmóvil” hacia Trujillo, haciendo escala en Chiclayo, donde pernoctará. En la “Capital de la Amistad”, el Obispo del lugar presidirá una solemne Misa de recibimiento en el atrio de la Catedral, a las 7:00 pm., para enseguida iniciar la veneración.

A TRUJILLO.
El martes 16 de enero, la “Protectora de Motupe” partirá de Chiclayo a Trujillo, a las 7:30 am., luego de la “Misa de Despedida”. Durante su trayecto, realizará un breve “reposo”, en la localidad de Paiján, donde la esperan muchos devotos que acuden fielmente cada 5 de agosto a Motupe, para venerarla, pues las ansias de curar una enfermedad o agradecer un milagro impulsan a todos ellos a subir hacia ella.

Alrededor de las 7:00 de la noche, la Basílica Catedral de Trujillo y el pueblo católico liberteño, le abrirán las puertas de su corazón al Sagrado Madero, para que realice su histórico ingreso triunfal, y permanezca allí hasta el 19, día en que se trasladará a la explanada de Huanchaco, para la histórica Misa con el Santo Padre.

HISTORIA
Corría el año de 1860, cuando hizo su aparición en el pueblo de Motupe el “ermitaño Juan Abad” como habitante del cerro Chalpón, a inmediaciones de la progresista Villa de Motupe. En sus visitas a la villa, evangelizaba, celebraba  misa y bautizaba.

Viviendo en una cueva del cerro y contando con el silencio de las horas, y evocado a su fe divina y conmovedora, Juan Abad desde allí empezó lo que a la larga sería la bendición más prodigiosa que un pequeño pueblo iba a tener: La Cruz del Cerro Chalpón de Motupe.

Un madero tallado en guayacán, un árbol abundante en la zona, que con manos prodigiosas, toscas pero maestras dotadas de una predilección divina, hizo la Cruz y la colocó en el interior de la cueva.

Don Francisco Martínez, relata que el fraile le confió que en el Cerro Chalpón, en el Cerro Rajado y en el Cerro Yanahuanca dejaba cruces labradas por su mano, recomendándoles que a su desaparición o muerte (falleció a causa de la enfermedad llamada “uta”) las buscaran y, de encontrarlas, las hicieran objeto de toda devoción, declarándolas protectoras del lugar.

Es así que se empezó una incesante pero infructuosa búsqueda del madero. Se cuenta que don José Mercedes Anteparra Peralta, (22), con la orientación de don Rudecindo Ramírez (80) y otras personas, se internaron en el cerro Chalpón  con esta tarea.
Todo cambio, cuando Anteparra Peralta, logró su objetivo, relatando lo siguiente:

“Hasta que el día 5 de agosto, a las 6 de la tarde, divisé, a cierta distancia unos palos como si fueran brazos. Lleno de regocijo, encontré la Santísima Cruz dentro de una cueva natural en la que había también varias hojas sueltas salpicadas de sangre de un libro religioso impreso en latín, una especie de cama arreglada con paja y ramas secas y una piedra blanca a manera de almohada, todo lo cual se ve hoy mismo en la referida cueva. En el suelo había un papel en el que se leía con letras coloradas que bajaran la Cruz y le mandaran celebrar  misa y la regresaran a su sitio.”

Don José Mercedes Anteparra fue nombrado mayordomo vitalicio de la Santísima Cruz. Murió en Motupe el año 1921, sucediéndolo en el cargo su hijo Aparicio Anteparra Ramos.

TRES PEREGRINACIONES

En el 2013, la Santísima Cruz fue llevada en su primera peregrinación hacia el distrito de Monsefú (Lambayeque), a petición de la hermandad de Jesús Nazareno Cautivo, que celebraba su festividad anual. Al año siguiente, fue llevada en su segunda peregrinación al distrito de Olmos, para participar en el día central por los 70 años de hallazgo de la Cruz de Olmos. En el 2015 peregrinó a Jaén para presidir, junto al Señor de Huamantanga, los actos centrales por la fiesta de éste último.

Comentarios